miércoles, 13 de agosto de 2008

Podría revolucionar a los videojuegos un casco


Si el mando de la Wii le pareció innovador, ahora imagine poder desplazar su personaje en un videogame sólo con pensarlo o hacer desaparecer un objeto de la pantalla únicamente imaginando que ya no está ahí
Parece ciencia ficción, pero se trata del EmotivEPOC, un casco que llegará a las tiendas de los EEUU a finales de este año y que, según sus creadores, revolucionará el sector de los videojuegos y tendrá importantes aplicaciones en áreas como la defensa o la medicina. Desarrollado por Emotiv Systems, una firma australiana con parte de sus oficinas en San Francisco, EmotivEPOC es capaz de leer los impulsos eléctricos cerebrales y transformarlos en movimientos del cursor.
Sus creadores han adelantado que costará u$s299 y estará disponible en los EEUU "en los próximos meses", aunque aún se desconoce si Emotiv lo distribuirá en solitario o en cooperación con alguna consola para videojuegos.
"Va a cambiar la cara de los juegos electrónicos haciendo posible que los juegos sean controlados e influenciados por la mente del jugador", dijo a EFE Tan Le, presidenta y cofundadora de Emotiv. "Cuando las neuronas interactúan, se emite un impulso eléctrico que puede ser observado usando electroencefalografía no intrusiva", explicó Le. "EmotivEPOC -añadió- usa esta tecnología para medir las señales".
El casco es capaz también de detectar más de 30 expresiones faciales y emociones del usuario y, según Le, "ha sido probado con cientos de personas y siempre ha funcionado". El resultado es que el jugador puede realizar acciones básicas como mover o hacer desaparecer objetos en la pantalla sólo con imaginar estas acciones. Además, EPOC es capaz de analizar el estado de ánimo del usuario y, por ejemplo, aumentar la dificultad del juego si detecta que está aburrido.
En un futuro, la capacidad de EmotivEPOC para interpretar las expresiones faciales también podrá aplicarse a los videojuegos, afirman en Emotiv. Así, por ejemplo, el jugador sólo tendrá que sonreír para hacer sonreír a su avatar -personaje que representa al usuario- en Second Life en lugar de teclear esta acción. Emotiv ha trabajado durante cinco años en este producto y ha preferido centrarse en sus aplicaciones para videojuegos, pero sus responsables reconocen que los usos podrían ir mucho más allá.
"Consideraremos también en el futuro las oportunidades que ofrece el sector médico", dijo Le. Entre otras aplicaciones potenciales citó "la televisión interactiva, el diseño de accesibilidad, la investigación de mercados o la seguridad".
Emotiv ha firmado además un acuerdo con el fabricante de computadoras IBM para explorar el potencial de esta tecnología "en mercados estratégicos empresariales y mundos virtuales", afirmó Le. Los que han tenido la oportunidad de probar el casco afirman que cuesta un poco hacerse a él.
El usuario debe ajustar hasta 16 sensores y es algo complicado acostumbrarse al funcionamiento, pero una vez logrado el aparato es muy intuitivo, añaden. Si se cumplen los planes de sus fabricantes, EmotivEPOC promete ser la sensación de esta temporada navideña, pero algunos expertos dudan de que vaya a convertirse rápidamente en un fenómeno de masas o en el sucesor de la Wii. "No creo que esté preparado para ser tan preciso como sería necesario para funcionar como un sustituto de la consola en la mayoría de los juegos", dijo Brian Crecente, una de las personas que han probado el casco y colaborador del blog especializado en videojuegos Kotaku.com.
"Lo que más me interesó fue el concepto de que este aparato puede captar tus emociones", escribió Crescente en su blog.
"Imagina, por ejemplo, un Silent Hill -una popular saga de videojuegos de terror- que sabe lo que más te asusta y lo aterrado que estás en cada momento del juego. Las implicaciones dan miedo", subrayó el experto.